CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

Las galletas de mi madre

  ¡Estas receta de galletas de nata me EN-CAN-TA! Son muy sabrosas, tiernas y sobre todo fáciles de hacer. ¿Os cuento un secreto?  ¡Son mis galletas preferidas!

  ¿Por qué? Pues porque cada vez que las pruebo me siento como si fuese niña otra vez. Se puede decir que mi infancia sabe a estas galletas. Cuando me como una me veo en la cocina de mi madre, un dia frio, al lado de la cocina de leña mientras mi madre amasaba, mientras yo buscaba mi copita preferida, una muy pequeñita, como de vino dulce, con unos dibujitos geométricos tallados junto al borde. No se por que pero esa copa me encantaba, ademas tenia el diámetro perfecto para cortar las galletas. Mi madre estiraba la pasta y yo la cortaba. Me encantaba comerlas calientes mojadas en leche frio, ummmm que rico. Ese día no quería cenar otra cosa.

  • Ingredientes:
 500 g harina
1 sobre de levadura
1 huevo
250g azúcar
200 ml de nata liquida
  1. Precalentamos el horno a 180º
  2. Tamizamos la harina con la levadura.
  3. Hacemos un volcán con la harina sobre la mesa y vamos poniendo dentro el huevo, el azúcar y la nata.
  4. Amasamos hasta que todo esté bien ligado y la masa esté suave y homogenea.
  5. Estiramos con un rodillo a un grosor de 1 cm (mas o menos) y cortamos circulos no muy grandes.
  6. Colocamos en una bandeja sobre papel de horno y horneamos entre 8 y 10 minutos o hasta que empiecen a coger color.   
  De esta forma quedaran blanditas, perfectas para bañar en leche, pero si las preferís mas crujientes dejadlas en el horno hasta que estén doradas.


  "El golpe de gracia"
o 
"Cómo mejoré la receta de galletas de la familia sin querer"

  Yo siempre he vivido (hasta ahora) en un pueblin. Mi padre tenia muchos frutales, pero sobre todo tenia manzanos y todos los años por estas fechas llegaba el momento de recoger las manzanas para venderlas al lagar, donde harían sidra con ellas. 
 Recuerdo un día, cuando yo tendría unos 12 años, en que mis padres estaban recogiendo manzana, (por si nunca lo habéis hecho es muy cansado) Sabia que llegarían hechos polvo y se me ocurrió prepararles estas galletitas caseras por sorpresa.

  Me quedaron muy doraditas y esponjosas peeeero, GRAN FALLO, ¡se me olvido echarles el azúcar! DIOOOOS que rabia me dio. Ya no había solución, en teoria....
Semimonte mas nata (con azúcar)  la puse en un plato y fui poniendo galletas sobre ella y después las metí a la nevera con la esperanza de que así supiesen mejor. Yo no me atreví a probarlas, pero resultó que al final volaron. No entendía por qué aquellas galletas volaban del plato, hasta que me di cuenta de que las galletas habían chupado la nata, y estaban TREMEENNNNDAS

 Así que cuando hagais estas galletas podéis coméroslas sin mas, o darles el golpe de gracia, poniéndoles un poco de nata encima y dejándolas unas horas en la nevera. También podéis espolvorearlas con un poquitín de canela para que queden mas ricas aun.
 
  Bueno ahora ya sabéis a que sabe mi infancia, pero...¿a que sabe la vuestra?
 

5 comentarios:

  1. Ultimamente en casa estamos cocinillas, asi que las probaremos :)

    ResponderEliminar
  2. Las recetas de toda la vida siempre son las mejores....sin duda unas galletas realmente muy ricas.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Mmmm... qué buena pinta. ¿La nata es de montar o de cocinar?

    ResponderEliminar

Gracias! Tus comentarios me animan a seguir ;0)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips